Tortas de Aceite

Dulces embrujados/ mayo 19, 2019/ blog, Dulces Tradicionales, Posts Nuevos/ 0 comentarios

Seguramente que muchos conocéis las Tortas de Aceite, esas superfinitas y crujientes con sabor a anís y sésamo que venden envueltas individualmente en papel encerado.

Las más conocidas son las de Inés Rosales. Llevaba tiempo con ganas de hacerlas y hace unas semanas me encontré que María José del blog María José y sus recetas las había hecho, así que me quedé con la receta para prepararla otro día.

El caso es que las tortas las preparé hace varios días, hice las fotos pero incapaz de escribir la receta para poder publicarla. Así que aquí estoy, diez días después y ya sin tortas que comer sentada al ordenador escribiendo la receta.

Y es que la semana pasada fue de esas que no paras ni un minuto, que cuando crees que has terminado te surge otra cosa y tienes que seguir. Para colmo, no sé si fue por el calor que hizo en Madrid de sopetón o porque ya necesito las vacaciones pero iba tirando de mi cuerpo. Tenía la tensión por los suelos y era incapaz de sentarme al ordenador para preparar esta entrada.

Pero ya sí que sí la tengo lista, así que ya podéis deleitaros con estas riquísimas tortas que además de fáciles de hacer os van a encantar.

Ingredientes

(Para unas 20 tortas)

100 g de Aceite de oliva virgen extra suave

Ralladura de ½ limón

Ralladura de ½ naranja

10 g de Semillas de anís o matalauva

140 g de Agua

16 g de levadura fresca

40 g de Anís dulce

40 g de azúcar

360 g de Harina de fuerza

Una pizca de sal

20 g de Sésamo tostado

Azúcar para espolvorear

Elaboración

Ponemos a calentar el aceite en una sartén a fuego medio, cuando empiecen a salir burbujas pequeñas echamos el anís en semillas, dejamos un minuto  vigilando que el fuego no esté muy fuerte y no se quemen las semillas. Retiramos y dejamos enfriar.

En el bol de la Kitchen Aid ponemos el aceite con las semillas, el licor de anís, el agua, el azúcar, la sal y mezclamos con la pala a velocidad baja un par de minutos.

Añadimos la levadura fresca y batimos durante un minuto a velocidad baja.

Cambiamos la pala por el gancho amasador.

Echamos la harina mezclándola a velocidad 1.

Incorporamos la ralladura de limón, la ralladura de naranja y el sésamo. Amasamos a velocidad  1 durante unos 10 minutos, hasta que observemos que la masa se separa de las paredes y al coger un trozo y estirarla no se rompe fácilmente.

Dejamos reposar tapada con un paño hasta que doble su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura de la habitación donde la dejéis. A mí me tardo como una hora y media.

Cuando haya doblado volumen encendemos el horno a 230º C.

Preparamos las bandejas de hornear con papel sulfurizado.

Echamos la masa sobre la encimera limpia y la desgasificamos amasándola un poco.

Hacemos bolitas de unos 35 g.

Una a una, las estiramos dándoles forma redondeada con el rodillo dejándolas muy finitas. Al pasarlas al papel de hornear puede que pierdan un poco la forma, así que una vez sobre el papel con las manos modificamos la forma y las aplastamos un poco con los dedos. Por bandeja podréis poner 4 o 6 tortas, depende del tamaño de la bandeja.

Espolvoreamos por encima con azúcar y metemos al horno en posición media unos 6 minutos, hasta que observemos que se doran. Tened cuidado ya que estamos con el horno muy fuerte y rápidamente pasan de dorado a quemado…

Dejamos enfriar unos minutos sobre la bandeja y luego las pasamos a una rejilla.

Para conservarlas las metéis en un recipiente hermético en un lugar seco alejado de la humedad y os aguantan perfectamente una semana.

Ya veréis que buenas están, vamos que no hay diferencia con las originales de Inés Rosales.

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.