Torrijas de leche

Dulces embrujados/ marzo 12, 2018/ blog, Categorías, Dulces Tradicionales, Posts Antiguos/ 0 comentarios

Se acerca la semana santa y hay que ir preparándose y de qué mejor manera que haciendo unas riquísimas torrijas de leche.

La torrija es un dulce típico de la cuaresma y la Semana Santa cuyos principales ingredientes son  pan, leche, azúcar y la canela… muuuucha canela (por lo menos en mi casa).

Las típicas son de vino o de leche, aunque luego cada uno las versiona a su gusto. Se les puede poner limón y naranja, solo limón, con almíbar de miel, rebozándolas en harina y huevo, solo en huevo…

En casa las preparo con cascara de limón y de naranja, el pan, compro uno especial para torrijas tipo brioche y a la leche le pongo un poco de nata para montar y así quedan más cremosas.

Hace unos años, mis hijos no las comían, con lo que una barra me cundía un montón, pero los dos últimos años no sé qué es lo que les ha hecho cambiar de idea que hago torrijas y no duran nada. Al pequeño si le dejase seguro que se llevaba alguna para el recreo. Así que ahora me toca hacerlas un par de veces en estas fechas.

¡Así que no perdamos el tiempo y vamos a empezar con ellas!

Ingredientes

Para unas 16 – 18 torrijas

1 barra de pan para torrijas (tipo brioche)

1 L y 300 ml de leche

200 ml de nata para montar

2 ramas de canela

150 g de azúcar

Corteza de 1 limón (sin la parte blanca)

Corteza de 1 naranja (sin la parte blanca)

4 huevos L

Aceite de girasol

Para rebozar

 1 cucharita de canela en polvo

100 g de azúcar

Almíbar (opcional)

100 ml de agua

50 g de azúcar

1 cucharadita de canela

Elaboración

En un cazo echamos la leche, la nata, el azúcar, las dos ramas de canela y la corteza de la naranja, el limón (sin la parte blanca ya que esta amarga) y ponemos a fuego medio removiendo con una cuchara de palo. Cuando llegue a ebullición, bajamos un poco el fuego y dejamos otros 5 minutos sin parar de mover y con cuidado que no hierva mucho y desborde el cazo. Pasado este tiempo retiramos del fuego y dejamos que entibie.

Cuando ya esté tibia, retiramos la cascara de naranja, de limón, las ramas de canela y pasamos por el colador.

Cortamos el pan en rebanadas de 1 cm – 1 cm y ½ y las colocamos extendidas en una fuente con un poco de fondo sin que estén unas encima de otras y echamos toda la leche por encima. Debemos asegurarnos que todas quedan bien empapadas y cubiertas con la leche y dejamos en el frigorífico unas 8 horas. Dejándolas en la nevera, conseguimos que el pan se empape bien y al quedarse muy fría la leche, cuando las manejemos para rebozarlas y freírlas estarán más compactas y no se escapará la leche de dentro (no os preocupéis, una vez fritas no van a ser nada compactas sino supercremosas por qué estarán muy impregnadas con la leche).

Sacamos  el pan empapado en leche del frigorífico y colocamos sobre una rejilla (yo utilizo la del horno y pongo debajo la bandeja) para que suelten el exceso de leche que puedan tener.

En una sartén grande honda, echamos el aceite de girasol (se usa aceite de girasol ya que este no aporta ningún sabor), lo suficiente para que al freírlas floten.

En un bol batimos los huevos, vamos pasando las torrijas por el huevo y las echamos a la sartén con el aceite ya caliente. No echéis muchas de golpe para que no baje mucho la temperatura del aceite. Cuando estén doradas por un lado, le damos la vuelta con cuidado ayudándonos con una pala y un tenedor de madera y dejamos que se doren por el otro lado. Cuando ya estén doradas las pasamos a una fuente.

Estando aún calientes las rebozamos por el azúcar mezclado con la canela en polvo (a mí me gusta pasar está mezcla por un procesador de alimentos o molinillo  antes de rebozarlas, para que al comerlas se noten menos los granos de azúcar).

Si os apetece, podéis preparar un almíbar poniendo en un cazo 100ml de agua, 50 g de azúcar, una cucharita de canela y a fuego medio dejáis que hierva para que se disuelva el azúcar completamente. Una vez frio echáis el almíbar sobre las torrijas.

Para conservarlas, las metéis en un recipiente hermético y aguantan perfectamente 4 días en la nevera. A mí, personalmente me gusta sacarlas una hora antes de comerlas para que no estén tan frías, incluso le doy un golpe de calor de 15 segundos en el microondas y están deliciosas!!!

Ya tenemos listas las torrijas, ya veréis lo cremosas que quedan.

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.