Dulces embrujados/ junio 26, 2019/ blog, Posts Antiguos, Tartas/ 0 comentarios

Ya os informo desde el primer momento que esta no es la auténtica tarta de Queso La Viña…

 

Y la respuesta es sencilla, hay infinidad de recetas en internet diciendo que es la auténtica tarta del restaurante La Viña, de San Sebastián, pero luego miras los ingredientes y cantidades y no coinciden unas con otras. Entonces… cual es la auténtica??

¿En algún momento han dado los propietarios del restaurante la receta?

El caso es que yo me animé a hacer la receta de Virginia del blog “Sweet & Sour” y el resultado fue espectacular, cremosa, suave sin ser dulce en exceso.

El consejo que os doy, es que antes de que la comáis y os deleitéis con ella, la saquéis media hora antes del frigorífico para percibir todo su sabor.

 

Ingredientes

800 g de Queso cremoso de untar

400 g de Nata para montar (35% m.g.)

240 g de Azúcar

4 Huevos L

1 Cucharada (Tbsp) de Harina

 

Elaboración

Preparamos un molde de 23 cm desmoldable. Para ello cogemos un papel de horno, lo mojamos debajo del grifo escurriéndolo bien y cubrimos el molde con el papel.

Encendemos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

En el bol de la Kitchen Aid, con el accesorio de la pala puesto batimos el queso un par de minutos a velocidad media hasta que esté cremoso.

 

Bajamos la velocidad al mínimo añadiendo la nata progresivamente.

Una vez que esté completamente incorporada la nata, vamos echando el azúcar sin parar la máquina y batimos un par de minutos.

Seguimos a velocidad baja añadiendo los huevos de uno ligeramente batidos, no echaremos el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado.

Terminamos echando la harina tamizada y batimos a velocidad media baja para que se incorpore a la masa.

 

Vertemos la masa en el molde que tenemos preparado con el papel de hornear y metemos al horno previamente calentado en posición media – baja unos 50 minutos. Si pasado ese tiempo no se ha dorado, subimos el molde a posición media y subimos la temperatura. Observaremos que la zona central de la tarta se tambalea, no os preocupéis ya que al enfriar solidificara más

La sacamos del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez que esté completamente fría la guardamos en el frigorífico hasta el día siguiente para que se asiente.

Es la tarta de queso perfecta, ya que no es muy dulce y queda muy cremosa.

 

¡No os olvidéis de sacarla del frigorífico media hora antes de comerla!

Besotes

Mónica
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.