Roscos de vino

Dulces embrujados/ diciembre 6, 2017/ blog, Categorías, Dulces Tradicionales, Posts Antiguos/ 1 comments

Los roscos de vino son un dulce tradicional de las fiestas navideñas y son típicos de Málaga y de La Mancha. Tienen forma de rosquilla y van recubiertos con azúcar glass. Su intenso sabor a vino y a anís es lo que les hace característicos.

 

Si os digo que nunca había comido roscos de vino hasta que he hecho esta receta, no os lo creeréis pero no os miento, es la pura verdad.

 Así que cuando los tuve hechos le  pedí a mi padre (uno de mis catadores oficiales) que los probara para saber si realmente sabía a rosco de vino o no, y claro que lo hizo ¡¡¡encantado!!! Para mi estaban buenísimos pero para él…para él también lo estaban. Me puse tan contenta que me dio igual que hubiera cuatro grados en la calle… monté mi estudio fotográfico en la terraza (es el lugar de la casa donde tengo mejor luz para las fotos naturales), me planté el abrigo (los guantes me los tuve que quitar ya que no podía apretar bien el disparador de la cámara) y allí que me salí a mi sesión fotográfica de roscos de vino. Los vecinos que me vean deben de pensar que estoy fatal…

 

He de deciros que esta receta la encontré en el Blog Tu eres el chef, no varíe ningún ingrediente salvo el anís en grano que no tenía, pero si vosotros lo tenéis se lo podéis añadir.

 

Ingredientes

150 g de aceite de oliva virgen extra

Cascara de 1 limón

400 g de harina de repostería

200 g de almendra molida

200 g de azúcar

150 g de vino dulce de Málaga

40 g de anís dulce

15 g de sésamo

1 cucharita (tsp) de canela.

Ralladura de ½ limón

1 pizca de sal

Azúcar glass

 

Elaboración

Empezamos echando el aceite en la una sartén y lo calentamos. Cuando ya esté caliente lo retiramos del fuego y le ponemos la piel de limón y dejamos enfriar.

En una sartén pequeña a fuego medio tostamos el sésamo con cuidado de que no se queme.

En un cuenco, cuando ya haya perdido calor el aceite, ponemos la harina tamizada con la canela, la almendra molida, el azúcar, el vino dulce, el anís, la ralladura de limón, el sésamo tostado, la sal y el aceite colado. Mezclamos bien todo hasta obtener una masa homogénea y dejamos reposar tapada con film transparente hasta el día siguiente (yo lo dejé casi 24h).

 

Al día siguiente cogemos la masa y volvemos a mezclar ya que observaremos que parte del aceite se ha desprendido de la masa.

Ponemos el horno a calentar a 200º C.

Estiramos la masa con el rodillo dándole un grosor de 1.5 – 2 cm, con un cortador circular de unos 6 cm de diámetro vamos cortando círculos y con otro de 1 cm y ½ vamos haciendo el agujero central y vamos colocando los roscos sobre la bandeja de hornear preparada con papel sulfurizado.

Con los retales que nos han quedado los juntamos, los amasamos hasta que liguen, estiramos la masa y seguiremos cortando hasta que ya no quede más masa.

Metemos la bandeja en el horno precalentado en posición central durante unos 15 minutos. Los sacaremos cuando observemos que empiezan a dorarse.

Los dejamos enfriar y cuando ya no quemen los pasamos a una rejilla enfriadora.

Una vez fríos los pasamos por azúcar glass y ya están listos!!

 

Ahora que he probado estos no sé yo si me voy a animar a comer los comprados…

Share this Post

1 Comment

  1. GENIAL. Yo los he probado en el pueblo y estan bueniiiisimos.
    Seguro que los tuyos también

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.