Dulces embrujados/ diciembre 24, 2019/ blog, Navidad, Posts Nuevos/ 0 comentarios

La semana pasada nos animamos con los nevaditos, así que esta semana nos vamos a animar con sus primos, los morenitos.

La receta es tan fácil como la anterior con unas pequeñas modificaciones, le he añadido un poco de azúcar a la masa y ralladura de naranja y después los he pasado por un baño de chocolate y os puedo decir que están deliciosos.

Así que ya tenéis en el blog un amplio repertorio de dulces navideños para disfrutar en estos días.

Solo me queda deciros una cosa…

¡¡¡Feliz Navidad a todos!!!

 

Ingredientes

120 g de Manteca de cerdo

80 g de Vino moscatel

330 g de Harina

7 g de Levadura química

70 g de azúcar

Ralladura de una naranja

Una pizca de sal

100 g de Chocolate de repostería (55% de cacao)

100 g de Nata para montar (35% m.g.)

 

Elaboración

En el bol de la Kitchen Aid tamizamos la harina junto con la levadura y la sal.

Añadimos la manteca de cerdo, el azúcar, el vino y la ralladura de naranja. Mezclamos con la pala a velocidad baja, también lo podéis hacer a mano moviendo con una cuchara de madera.

Cuando ya tenéis una mezcla homogénea, la sacáis del bol y amasamos un minuto sobre la encimera haciendo una bola con ella. Envolvemos en papel film y reservamos en el frigorífico un par de horas. Si la dejáis toda la noche mejor.

Sacamos la masa de la nevera y estiramos con un rodillo dándole un grosor de 1 cm o centímetro y medio.

Con un cortador de pastas circular de unos tres centímetros de diámetro, vamos cortando la masa y depositamos los círculos sobre una bandeja de hornear preparada con papel sulfurizado.

Con los recortes que nos quedan, hacemos una bola, la volvemos estirar y seguimos cortando círculos.

Llevamos al frigorífico la bandeja mientras coge temperatura  el horno con calor arriba y abajo a 170º C.

Una vez que esté caliente, llevamos la bandeja al horno durante unos 30 minutos, hasta que observamos que están ligeramente dorados sin llegar a tostarse.

Sacamos la bandeja del horno y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Una vez fríos, en un cazo ponemos la nata a fuego medio – bajo, antes de que rompa a hervir, retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado. Removemos con una cuchara de palo hasta que se funda el chocolate en la nata y esté homogéneo.

Cogemos un morenito y lo bañamos en el chocolate. Dejamos sobre un papel de hornear hasta que se solidifique.

 

Como podéis ver, no pueden ser más fáciles.

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.