Dulces embrujados/ octubre 15, 2019/ blog, Dulces Tradicionales, Posts Antiguos/ 0 comentarios

Ya estamos en otoño y nuestras cocinas también lo notan con los ingredientes que van entrando. Colores naranjas, ocres, mostazas empiezan a adueñarse de ellas. Y uno de esos ingredientes es la calabaza, con su multitud de formas, tamaños y colores.

La calabaza, es un ingrediente que va fenomenal tanto en salado como en dulce y en repostería tiene un montón de posibilidades y una de ellas son estas magdalenas.

La primera vez que las probé, fue un día en el trabajo, nos las llevo Pili, la hija de un paciente que estuvo mucho tiempo con nosotros y acabaron siendo como de la familia.

El caso es que a ella, le gusta tanto la cocina y la repostería como a mí y hablábamos mucho de ello. En varias ocasiones nos trajo dulces hechos por ella y a cual mejor.

Pero el día que trajo estas magdalenas triunfó, no podían estar más buenas, esponjosas y jugosas, con lo que inmediatamente le pedí la receta. Le dije que si le importaba que las publicase en el blog y a ella le encantó la idea.

Así que estas magdalenas van dedicadas a Pili, su padre y el resto de la familia!!

Ingredientes

(Unas 30 magdalenas)

375 g de Calabaza

300 g de Harina

3 Huevos L

300 g de Azúcar moreno claro (light brown sugar)

210 g de Aceite de oliva suave

2 pares de Sobres de gaseosas (4 sobres)

Azúcar y canela en polvo para espolvorear.

Elaboración

Preparamos la bandeja de hornear con las capsulas para magdalenas metiéndolas en una bandeja especial para magdalenas o en cápsulas rígidas.

Ponemos la calabaza troceada en un bol, la tapamos con un film y metemos al microondas a potencia máxima unos 10 minutos. Cuando esté blanda, aplastamos con un tenedor y la ponemos en un colador para que suelte el exceso de agua.

Tamizamos la harina junto con los sobres de gaseosa y reservamos.

Echamos los huevos con el azúcar en el bol de la Kitchen Aid o batidora de varillas. Batimos (con el globo puesto) a velocidad media – alta para ir subiendo progresivamente hasta llegar a alta.

Cuando hayan espumado, blanqueado y triplicado volumen, bajamos la velocidad a baja e incorporamos el aceite en chorro fino.

Una vez integrado el aceite cambiamos el globo por la pala y añadimos la calabaza cocida, mezclándolo a velocidad media – baja.

Echamos la harina tamizada con las gaseosas en dos tandas mezclándola a velocidad baja y lo justo hasta que se integre.

Repartimos la masa en las cápsulas llenándolas a 2/3 de su capacidad y llevamos al frigorífico durante una hora aproximadamente.

Encendemos el horno a 250º C calor arriba y abajo.

Justo antes de meter las magdalenas al horno espolvoreamos por encima con una mezcla de azúcar y canela.

Metemos al horno en posición media y bajamos en ese momento la temperatura a 220º C dejándolas 10 minutos, entonces bajamos la temperatura a 200º C y dejamos unos 3 – 5 minutos más. Estarán listas cuando estén doradas y al pincharlas con un tester salga limpio.

Las sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

¡¡Estas magdalenas os van a encantar, esponjosas, ligeras y un riquísimo sabor!!

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.