Kardemummabullar o Bollos de Cardamomo con Dátiles

Dulces embrujados/ septiembre 24, 2018/ blog, Bollos y Masas, Paso a Paso, Posts Nuevos/ 0 comments

¿Alguno de vosotros conoce los Kardemummabullar? Yo hasta hace cosa de un mes no sabía que existieran unos bollos tan ricos con un nombre tan impronunciable.

Kardemummabullar, se tratan de unos bollos de origen sueco con distintos rellenos, que se ofrecen en las casas a los invitados en señal de hospitalidad. Cuantos más bollos distintos ofrezcas, mejor anfitrión eres.

Menos mal que aquí en España no se hace eso y es que conociéndome seguro que yo me ponía hacer mil rellenos. Soy de esas personas que siempre me parece poco y que se van a quedar con hambre, así que preparo un montón de dulces que no son capaces de comer y según van saliendo por la puerta empiezo a repartir paquetitos de papel de aluminio y tarteras.

Estos bollos los encontré en el libro “Pan casero” de Iban Yarza. He hecho mi propia versión de ellos para participar en el Reto Dis-fruta del blog Nunca es demasiado dulce de Lidia Segura.

Este mes la fruta elegida han sido los dátiles, así que he preparado unos bollos suecos de cardamomo rellenos de dátiles, almendras y canela con almíbar de agua de rosas.

He querido dejaros un paso a paso de la receta para que os resulte más facil hacerlos y no penséis que me he equivocado con la temperatura del horno (230º C), es que hay que poner el horno a una temperatura alta para conseguir que se doren y queden blanditos y no secos por dentro. No os preocupéis que no van a quedar poco cocidos.

Después de contaros todo esto, solo me queda deciros que los Kardemummabullar están deliciosos, más adelante me animaré a hacerlos con otros rellenos y es que tienen una textura y un sabor maravillosos.

Ingredientes

Para unos 16 bollos

Para la masa

Azúcar perlado (para decorar)

1 huevo (para pintar)

390 g de harina

210 g de leche

75 g de azúcar

75 g de mantequilla

12 g de levadura fresca

4 g de sal

5 vainas de cardamomo

Para el relleno

70 g de mantequilla

60 g de panela

1 ½ cucharadita (tsp) de canela en polvo

100 g de dátiles sin hueso

60 g de almendras en cubitos tostada

El almíbar (opcional)

80 ml de agua

20 ml de agua de rosas

20 g de miel

Elaboración

La masa

En un bol, ponemos la leche con la mantequilla y calentamos en el microondas hasta que se funda. Con la leche templada, sin que queme, echamos la levadura y la disolvemos.

Abrimos las vainas de cardamomo, sacamos las semillas y las machacamos con un mortero (solo las semillas del interior).

En el bol de la amasadora ponemos 2/3 de la harina, la leche con la mantequilla y amasamos con la velocidad al mínimo (en la Kitchen Aid al 1 con el gancho amasador) durante unos 5 minutos.

Paramos la máquina, ponemos el gancho amasador y añadimos la harina que nos queda, el azúcar, la sal y el cardamomo molido. Amasamos otra vez con la velocidad al mínimo durante unos 7 minutos hasta que veamos que la masa está lisa y brillante.

Hacemos una bola con ella y la dejamos reposar tapada durante una hora.

Mientras fermenta preparamos el relleno y el almíbar.

En un bol ponemos la mantequilla, la canela y la panela y mezclamos con un tenedor. Por otro lado picamos los dátiles en trocitos pequeños.

En un cazo pequeño echamos el agua, la miel y el agua de rosas y a fuego medio – alto llevamos a ebullición dejándolo hervir un par de minutos. Dejamos enfriar.

Una vez que ha fermentado la masa (no es necesario que llegue a doblar volumen), espolvoreamos la encimera con harina y con un rodillo estiramos la masa haciendo un cuadrado de unos 35 cm x 35 cm.

Con ayuda de una espátula untamos la crema del relleno por toda la masa, cubrimos con los dátiles troceados y los cubitos de almendra por encima uniformemente. Pasamos el rodillo suavemente para que se peguen a la masa. Así no se nos caerán al manipularlos.

Doblamos la masa en tres partes como si fuese una carta comercial. Procurando que quede un rectángulo lo más igualado posible.

Cortamos tiras como de 1 cm y medio de ancho transversalmente (por el lado más corto de la masa).

Para dar forma a los bollos, cogemos una tira y la enrollamos sobre si misma haciendo como un muelle y después hacemos un nudo.

La colocamos sobre la bandeja del horno preparada con papel sulfurizado. Haremos lo mismo con cada tira.

Pintamos cada bollo con huevo batido y dejamos que leve durante unos 45 minutos (yo los metí dentro del horno con él apagado para evitar que estén en contacto con el aire y se resequen).

Pasado el tiempo, los pintamos otra vez con huevo batido y echamos el azúcar perlado.

Encendemos el horno a 230º C. Cuando ya haya cogido la temperatura metemos la bandeja con los bollos y dejamos entre 6 y 8 minutos, vigilando que no se tueste demasiado ya que la temperatura es alta.

En cuanto los saquemos del horno se pincelan con el almíbar de agua de rosas que preparamos y dejamos enfriar sobre la bandeja hasta que los podamos pasar a una rejilla.

Listos los bollos suecos de cardamomo y dátiles con agua de rosas.

Si os animáis podéis preparar otras versiones con frutos secos, mermelada, chocolate…

¡¡A ver con que más se os ocurre a vosotros!!

Besotes.

Mónica

Share this Post

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.