Galletas de Leche Condensada y Maicena

Dulces embrujados/ febrero 26, 2019/ blog, Galletas, Posts Nuevos, Sin Gluten/ 3 comentarios

La receta que os traigo hoy no puede ser más fácil, rápida, sencilla y resultona.

 

Se trata de unas galletas de leche condensada y maicena que no llevan harina de trigo por lo que como no contienen gluten son aptas para celiacos.

Había visto en un montón de blogs y libros de repostería estas galletas pero no me llamaban la atención. El caso es que el otro día, tenía rondando por la nevera un bote de leche condensado empezado y al final me decidí a hacerlas.

La verdad es que me sorprendió lo rápido que se hacen, no hace falta ningún robot de cocina ni nada eso, con un bol, unas varillas y un tenedor tenemos suficiente. Con lo que si usamos tan poquitos utensilios tenemos la cocina recogida en un momento. Todo son ventajas!!!

Solo me surgió una pega… que con el bote que tenía abierto no tuve suficiente y me tocó abrir otro… así que ahora tengo otro bote de leche condensada abierto en el frigorífico.

 

Ingredientes

(Unas 40 galletas)

200 g de leche condensada

130 g de mantequilla (punto pomada)

1 yema de huevo L

350 g de maicena

40 g de azúcar

15 g de azúcar avainillado (en su defecto azúcar blanquilla).

 

Elaboración

En un bol mediano ponemos la mantequilla en punto pomada, la leche condensada y la yema de huevo, batimos con una varilla de mano hasta que esté homogénea.

Añadimos los dos tipos de azúcares, si no tenéis avainillado lo podéis poner normal y echarle una cucharita (tsp) de extracto de vainilla. Mezclar con las varillas hasta distribuir el azúcar por igual. Tened en cuenta que no se tiene que disolver.

Echamos la harina previamente tamizada y mezclamos lo justo para que se integre.

 

Preparamos la bandeja de hornear con papel sulfurizado.

Hacemos bolitas del tamaño de una nuez (unos 20 g) y las ponemos sobre la bandeja dejando una distancia entre ellas de unos 4cm. Las aplastamos con un tenedor quedando de esta manera la marca característica.

Llevamos la bandeja al frigorífico durante una hora aproximadamente.

 

Encendemos el horno a 170º C calor arriba y abajo.

Con el horno ya caliente, metemos la bandeja en posición media durante unos 14 minutos. No tienen que dorarse por arriba.

Dejamos enfriar sobre la bandeja y cuando ya no quemen al tocarlas con las manos las pasamos a una rejilla.

 

Se conservan perfectamente en un recipiente hermético durante 15 días.

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

3 Comentarios

  1. Hola! qué pinta más rica tienen! hace tiempo que queremos hacerlas y también tenemos un bote abierto de leche condensada que tenemos que acabar antes de que se estropee así que a ver si esta semana sacamos un ratillo para hacerlas.. besis

    1. Hola!!! Pues yo tuve que abrir otro bote y ahí está en la nevera… No me va a quedar más remedio que tener que reperirlas en breve, aunque creo que esta vez las echaré ralladura de naranja o de limón. Ya os contaré que tal esa versión!! Besotes

  2. Muy sencillo y seguro que están realmente deliciosas. Me encantaría probarlas, espero que me queden con tan buena pinta. Gracias por la receta!

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.