Dulces embrujados/ octubre 24, 2018/ blog, Galletas, Posts Antiguos/ 0 comentarios

Llevo un montón de años haciendo estas galletas, ni siquiera recuerdo de donde saqué la receta, pero cada vez que las hago son un éxito.

 

Al principio en casa solo nos gustaban a mi marido y a mi, con lo que como salían un montón de galletas nos duraban muchisimo tiempo. Después, un día de manera casual las quiso probar Sara y claro… sucumbió a sus encantos. Y este verano pasado estando en el pueblo las hice un día y sin saber Marcos que llevaban arándanos se comió una, y otra, y otra más y…tuve que pararle porque si le dejo se las come todas de una sentada.

Así que ahora en casa nos gustan a todos, con lo que cuando las hago o controlo el bote o vuelan a la primera de cambio.

¡¡No me extrañaría que acabe poniéndole un candado!!

Son superfaciles de hacer, no se necesita ningún utensilio de cocina que no tengamos todos en casa y tienen un sabor impresionante. La mezcla del chocolate negro y los arándanos no puede estar mas bueno, así que os animo a que las hagáis en casa ya que no os van a decepcionar .

Si no os las coméis rápido, para conservarlas las metéis en un recipiente hermético y aguantan perfectamente dos semanas.

¡A ver cuanto tiempo os duran! 

 

 Ingredientes

(Para unas 50 galletas)

125 g de harina

2 cucharadas (tbsp) de cacao sin azúcares añadidos

1 cucharadita (tsp) de levadura

½ cucharadita (tsp) de sal

280 g de chocolate para fundir (mínimo 52% de cacao)

140 g de mantequilla

90 g de azúcar blanquilla

50 g de azúcar moreno

2 huevos L

175 g de pepitas de chocolate

125 g de arándanos deshidratados (troceados)

 

Elaboración

Tamizamos la harina junto con el cacao, la levadura y la sal y reservamos.

En un cazo de fondo grueso ponemos la mantequilla y el chocolate troceado y a fuego medio – bajo dejamos que se fundan mientras movemos con una cuchara de palo hasta tener una mezcla líquida y brillante.

Añadimos los azúcares mezclándolos bien y dejamos enfriar unos 15 minutos.

Pasados los 15 minutos echamos los huevos y batimos.

Incorporamos la mezcla de harina y cacao tamizados removiendo lo justo para conseguir una masa homogénea.

 

Añadimos los arándanos troceados y las pepitas de chocolate distribuyéndolas homogéneamente por toda la masa.

Metemos al frigorífico y dejamos enfriar durante una hora.

Encendemos el horno a 180º c con calor arriba y abajo.

Ayudándonos con una cuchara de helado de 4 cm hacemos bolas con la masa de galleta y las ponemos aplastándolas un poco sobre la bandeja de hornear preparada con papel sulfurizado. Dejaremos una distancia de unos 3 cm entre galleta y galleta para evitar que en el horneado se peguen  unas con otras.

 

Metemos la bandeja en el horno previamente calentado en posición media durante unos 12 minutos. Estarán listas cuando observemos que los bordes empiezan a tostarse y se vea un color homogéneo en el resto de la galleta.

Pasados unos minutos, cuando podamos coger las galletas sin quemarnos, las pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse y no se humedezcan por la base.

 

¡¡¡Listas estas buenísimas galletas!!!

¡¡¡El contraste del ácido de los arándanos y el chocolate es genial!!!

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.