Dulces embrujados/ noviembre 8, 2019/ blog, Postres, Posts Nuevos/ 0 comentarios

Hoy os traigo un postre de origen griego con múltiples nombres, se trata de la Galatopita o Ruffled milk cake o Pastel de leche arrugado o rizado, pero en versión chocolate.

 

Es facilísimo de hacer, se elabora con masa filo, se trata de una masa superfina de múltiples capas muy usada en Turquía y Oriente medio y posteriormente en Grecia después de la invasión Otomana.

Sobre esta masa previamente preparada y horneada se vierte una crema similar a un flan y posteriormente se cuaja en el horno.

Se trata de un postre con contraste de texturas, el crujiente de la parte superior de la masa filo horneada y una base suave y cremosa de chocolate.

Eso sí, os recomiendo que la hagáis para consumirla en el día, ya que según pasa el tiempo, la masa filo va absorbiendo la humedad de la crema y pierde su textura crujiente.

 

Ingredientes

(Molde de 25 cm)

8 – 10 hojas de Masa filo

100 g de Mantequilla clarificada

100 g de Azúcar

3 Huevos L

200 ml de Leche fresca

200 ml de Nata al 35% m.g.

1 Vaina de vainilla

25 g de Cacao sin azúcares añadidos.

Cacao y Azúcar glass para espolvorear

 

Elaboración

Encendemos el horno a 180º C calor arriba y abajo.

Empezamos clarificando la mantequilla. Para ello, la ponemos en un cazo a fuego medio y dejamos que se derrita. Observaremos que le sale una espuma por encima, tenemos dos opciones, o retirarla con una cuchara completamente o la más rápida, pasándola por un colador colocando en él una gasa para que se quede toda la espuma recogida en ella.

Preparamos un molde redondo de 25 cm pintándolo con la mantequilla que hemos preparado.

Cogemos una hoja de masa filo y la pintamos con la mantequilla. La doblamos en sentido longitudinal como un acordeón y la colocamos en el interior del molde intentando darle una forma bonita.

Hacemos lo mismo con el resto de las hojas de masa filo.

Metemos al horno en posición media durante 20 minutos.

 

Mientras se hornea preparamos la crema de chocolate. Para ello, en un cazo ponemos la leche, la nata y la vaina de vainilla abierta a la que le habremos raspado las semillas con un cuchillo y las añadimos también en la leche. A fuego medio dejamos que infusione y cuando rompa a hervir retiramos del fuego.

Dejamos reposar 5 minutos, retiramos la vaina de vainilla y añadimos el cacao mezclándolo bien.

Por otro lado, en un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que espumen.

Echamos un poco de la mezcla de leche con cacao y mezclamos. Así templamos los huevos y al añadir el resto de la leche evitamos que se cuajen.

Añadimos el resto de la leche poco a poco mientras mezclamos al tiempo con unas varillas.

Sobre el molde con la masa filo que hemos horneado, vertemos la crema de chocolate.

Llevamos al horno unos 25 minutos hasta que observemos que la crema ha cuajado.

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre la rejilla.

 

Cuando la vayamos a servir, espolvoreamos por encima con azúcar glass y cacao.

¡¡Y lista para disfrutar!!

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.