Chocolate Stout Cake

Dulces embrujados/ octubre 1, 2018/ blog, Posts Nuevos, Tartas/ 0 comentarios

Si viviésemos en Munich, ahora mismo estaríamos en plena celebración del Oktoberfest. Así que he querido hacer mí particular y dulce aportación a esta fiesta.

Se trata de la mayor fiesta de la cerveza a nivel mundial. Empezando el primer sábado después del 15 de Septiembre y de ahí tiene una duración entre 16 y 18 días.

El Oktoberfest, se lleva celebrando desde 1810, cuando el príncipe Luis I de Baviera y la princesa Teresa de Sajonia – Hildburghausen quisieron celebrar su boda por todo lo alto invitando a todos los ciudadanos de Munich y organizaron una carrera de caballos.

Solo se puede servir en el Oktoberfest la cerveza que cumpla dos condiciones, una que sea fabricada en la ciudad de Munich y la otra que cumpla la Ley de la pureza decretada por Guillermo IV en 1516. La Ley de la cerveza decía que solo se podía elaborar la cerveza con agua, cebada malteada y lúpulo.

El motivo no era otro que el mismo Guillermo IV era el que tenía el monopolio de la cebada, con lo que sus bolsillos se llenaron de manera sustancial ya que no había otros cereales que le hiciesen la competencia….

El encargado de inaugurar cada año el festival es el alcalde de Munich, el cuál abre el primer barril de cerveza al grito de “¡O´zapftis!” (ya está abierto), creando una gran expectación por ver cuantos golpes necesitará para abrirlo.

En casa hemos celebrado nuestro particular Oktoberfest con la maravillosa tarta de Nigella Lawson hecha con la famosísima cerveza negra irlandesa tipo Stout (que en inglés significa corpulento o sólido). Pero yo, en lugar de usar la de esa conocida marca, he utilizado Cerveza La Cibeles, también tipo stout pero fabricada en mi ciudad de origen, Madrid.

Ingredientes

Para el bizcocho

250 g de mantequilla

250 ml de cerveza negra (stout)

350 g de azúcar

75 g de cacao

150 g de crema agria:

         150 g de nata para montar fría (35% m.g.)

         2 cucharaditas de zumo de limón

         1 ½ cucharadita de vinagre blanco

         Una pizca de sal

2 huevos L

1 cucharada (tbsp) de extracto de vainilla

275 g de harina de repostería

2 ½ cucharaditas (tsp) de bicarbonato sódico

Para la cobertura de queso

200 g de queso crema

100 g de azúcar glass

1 ¼ cucharadita de maicena

120 g de nata para montar (35% m.g.) muy fría

Elaboración

El bizcocho

Preparamos un molde de 23 cm de base desmontable, cubrimos la base con papel de hornear y rociamos las paredes con spray desmoldante.

Encendemos el horno a 180º C calor arriba y abajo.

Si no tenemos nata agria, la podemos elaborar nosotros de una manera fácil, rápida y sencilla. Para ello ponemos en un bol la nata para montar fría y le echamos el zumo de limón. Batimos con un tenedor y cuando empiece a espesar incorporamos el vinagre y una pizca de sal y batimos un poco más hasta que tenga una consistencia untuosa.

Tamizamos en un bol la harina con el bicarbonato y reservamos.

Ponemos en un cazo la mantequilla junto con la cerveza negra a fuego medio. Cuando haya fundido la mantequilla retiramos del fuego y echamos el cacao y el azúcar mezclándolo con unas varillas.

Mientras se enfría un poco la mezcla, en el bol de la Kitchen Aid (o batidora de varillas) con el globo puesto batimos un poco la crema agria, echamos los huevos y el extracto de vainilla y mezclamos a velocidad media hasta obtener una crema homogénea.

Añadimos la crema de cacao a la de queso y batimos a velocidad media.

Cambiamos el globo de la Kitchen Aid por la pala y echamos la harina tamizada con el bicarbonato en dos veces mezclando a velocidad baja sin pasarnos. Si es necesario acabaremos esta mezcla a mano con una espátula para evitar un sobrebatido.

Vertemos la masa en el molde que tenemos preparado y metemos al horno precalentado en posición media. Dejamos unos 50 minutos, hasta que observemos que el bizcocho se separa de las paredes del molde y al pincharlo con un tester sale limpio.

Ponemos a enfriar dentro del molde sobre una rejilla y pasados 10 minutos, desmoldamos y dejamos que se enfríe completamente sobre la rejilla.

La crema de queso

Ponemos la crema de queso en el bol de la Kitchen Aid y batimos hasta que esté cremoso. Añadimos el azúcar glass tamizado junto con la maicena y batimos hasta que esté incorporado. Pasamos esta crema a un bol y reservamos.

Montamos la nata que debe de estar bien fría. Una vez que esté montada le echamos dos cucharadas de la crema de queso y mezclamos un poco. Incorporamos el resto de la crema y batimos a velocidad media – alta hasta que esté completamente mezclado.

Para el montaje, solo tenemos que cubrir la superficie del bizcocho con la cobertura de queso, no es necesario que quede lisita, hasta queda más atractiva dejándola irregular.

Para conservarla, la meteremos al frigorífico y conviene sacarla media hora antes de consumirla.

¡¡Aguanta en perfecto estado tres días… si no os la habéis comido antes!!

Besotes.

Mónica

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.