Charlotte de Frutos Rojos y Chocolate

Dulces embrujados/ septiembre 17, 2018/ blog, Posts Antiguos, Tartas/ 0 comentarios

Llevaba tiempo queriendo preparar esta tarta, pero por unas cosas o por otras siempre había algún otro postre que se le anteponía…

Pero esta vez no ha tenido escapatoria. Y es que una vez más me he unido al reto en Instagram de Cocinando sabores para elaborar una tarta sin horno.

He de confesaros que he hecho una pequeña trampa y es que usé el horno… aunque ya os digo que no es necesario. Pero claro, como no se estarme quieta, me fui a buscar bizcochos de soletilla y en mi zona no encontré unos que me gustaran, con lo que me lié la manta a la cabeza e hice también los bizcochos.

No los había hecho nunca y me sorprendió lo facilísimos y rápidos que son de hacer, pero no os voy a poner la receta ahora para que no sea una trampa total. Así que os tendréis que ir al super a comprarlos por esta vez, pero prometo que más adelante la pondré.

Para hacer la Charlotte o Charlota me he guiado de la receta del blog Home Cooking Adventure que tiene unos postres maravillosos e increíbles y aunque he hecho alguna variación aunque muy pocas, ha quedado espectacular.

Es el postre ideal si queréis impresionar a vuestros invitados sin liaros mucho.

Ingredientes

Unos 20 bizcochos de soletilla

Frutos rojos variados frescos (fresas, frambuesas, arándanos, moras, grosellas…)

Unas hojas de menta

500 g de queso mascarpone

400 g de nata al 35% m.g. muy fría

30 g de azúcar glass

Mousse de frutos rojos

300 g de frutos rojos (pueden ser congelados)

70 g de azúcar

30 ml de zumo de limón

4 hojas de gelatina neutra

Mousse de chocolate

150 g de Chocolate para postres mínimo al 52% de cacao

80 g de nata al 35% m.g.

2 hojas de gelatina neutra

Elaboración

Lo primero que vamos a preparar es un coulis con los frutos rojos para que se vaya enfriando y hacer después la mousse.

Para ello ponemos las 4 hojas de gelatina a hidratar en agua fría.

En un cazo echamos los frutos rojos, el azúcar, el zumo de limón y calentamos a fuego medio – alto. Con una cuchara de madera movemos de vez en cuando para que no se pegue. Dejamos que cueza unos 5 minutos y pasamos por la batidora. Después pasaremos por un colador para eliminar los restos de pieles o pepitas.

Echamos la gelatina ya hidratada y movemos hasta que se disuelva completamente. Reservamos en un bol para que enfríe tapado con un film a piel.

Ahora preparamos la crema de chocolate.

En un bol ponemos las 2 hojas de gelatina a hidratar en agua fría.

En un cazo, ponemos la nata (80 g) y a fuego medio – alto cuando llegue a ebullición echamos el chocolate troceado y mezclamos (retirándolo del fuego) hasta que esté completamente fundido.

Escurrimos las hojas de gelatina hidratadas y las echamos al chocolate mezclando hasta que se disuelvan.

Preparamos un molde alto de 20 cm de diámetro con base desmontable. Ponemos un círculo del tamaño de la base de papel sulfurizado en el fondo del molde.

Colocamos los bizcochos de soletilla alrededor de todo el molde de manera que la base de los bizcochos quede hacia dentro y la parte abombada pegada al molde. Cubrimos la base también con una capa de bizcochos.

Para preparar los dos tipos de mousse empezaremos preparando una mousse básica y luego la dividiremos a la mitad y haremos los dos sabores.

En el bol de la Kitchen Aid (o batidoras de varillas) ponemos el queso mascarpone y el azúcar glass y batimos a velocidad media – alta hasta que estén combinados. Reservamos esta crema.

Ahora echamos la nata muy fria (400 g) en el bol y con la Kitchen Aid con el accesorio del globo montamos la nata. Empezamos a velocidad media y vamos subiendo progresivamente  hasta que se monte. Hay que tener cuidado de no pasarse con el batido y no se haga mantequilla.

A la crema de mascarpone le añadimos la nata montada mientras mezclamos con la espátula con movimientos envolventes para que no baje la nata. Cuando ya esté unificado dividimos a la mitad en dos boles diferentes.

A una de las mitades de la mezcla de mascarpone le echamos la crema de chocolate y mezclamos con movimientos envolventes hasta tener una mousse homogénea. Esta mousse, la echamos en la base del molde que hemos  preparado con los bizcochos de soletilla. Repartimos por dentro de la mousse unos cuantos frutos rojos frescos y la llevamos al frigorífico.

A la crema de mascarpone que nos queda sin mezclar  le añadimos el coulis de frutos rojos que preparamos. Y una vez más, mezclaremos con movimientos envolventes.

Sacamos el molde de la nevera y echamos la mousse de frutos rojos sobre la de chocolate que ya tenemos hecha. Llevamos a la nevera durante al menos 6 horas.

Cuando ya haya pasado ese tiempo, desmoldamos y cubrimos la superficie con los frutos rojos frescos, ponemos unas hojas de menta y espolvoreamos con un pelín de azúcar glass (ayudándonos con un colador) por encima.

Si queréis, para que ya quede divina total, le ponéis una cinta de raso alrededor  haciéndole una lazada y tendremos una Charlotte top, top.

Besotes.

Mónica

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.