Dulces embrujados/ febrero 17, 2020/ blog, Bollos y Masas, Posts Nuevos/ 0 comentarios

Primera receta del año, si ya sé que estamos en Febrero y que el año ya está bastante avanzado… Por eso he querido empezarlo con esta maravillosa receta de bollos suizos que me recuerda  a la infancia.

 

Cuando de pequeña, comía muy mal, no me gustaba nada y era lentísima, mi pobre madre acababa desesperada conmigo (bueno conmigo y con mis tres hermanas… aunque yo era la peor). El caso es que el día que comía bien era una fiesta y tenía premio!!!

Cuando salía del cole, para merendar, me llevaba mi madre a la pastelería del barrio y me compraba un bollo. La verdad es que ir a la pastelería para mí era un dilema enorme, siempre dudaba entre la palmera de chocolate, un bollo que tenían de hojaldre relleno de crema que se llamaba suela (tenía forma de suela de zapato) y el Suizo que siempre acompañaba con una chocolatina envuelta en papel rojo y plata (omitiré la marca comercial).

El día que elegía el suizo, lo abría por la mitad y metía en el centro la chocolatina, madre mía esa sí que era una merienda deliciosa y de premio!!

Por lo que esta semana he querido premiar a mis hijos (por suerte ellos comen estupendamente) con estos bollos Suizos. La receta la saqué del blog de Miriam “El invitado de invierno”, le hice alguna pequeña modificación, pero poca cosa y han quedado deliciosos.

Os animo a que los hagáis, los podéis acompañar con unas onzas de chocolate, mojándolos en chocolate caliente y otra manera que a mí me encantaba de pequeña era untados con mantequilla y rellenos de jamón de york y es que combinan fenomenal también con salado.

¿Nos ponemos manos a la masa?

 

Ingredientes

Prefermento

50 g de Harina de fuerza

50 g de Leche entera

1 g de Levadura seca

Tang zhong

200 g de Leche entera

40 g de Harina de fuerza

Masa

Prefermento

Tang zhong

160 g de Harina

220 g Harina de fuerza

2 Huevos L

65 g de Azúcar

25 g de Miel

5 g de Sal

2 g de Levadura seca

80 g de Mantequilla a temperatura ambiente

1 Huevo para pintar

1 cucharita de Agua de azahar

Azúcar blanquilla para poner encima

Aceite de girasol para manipular la masa.

Mermelada de albaricoque (para dar brillo, opcional).

 

Elaboración

Empezamos preparando el prefermento, para ello ponemos en un bol la harina, la leche y la levadura, mezclamos y dejamos reposar tapado hasta que doble volumen. Dependiendo de la temperatura, puede tardar una hora y media o dos aproximadamente.

Cuando el prefermento esté casi listo preparamos el Tang Zhong.

Echamos en un cazo la leche y la harina y calentamos a fuego suave sin dejar de mover, observaremos que poco a poco va espesando y se hace una papilla. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Vamos con la masa final. En el bol de la Kitchen Aid con el gancho de amasar colocado, ponemos el prefermento, el Tang Zhong, los huevos, los dos tipos de harina, la levadura, la sal, el azúcar y la miel. Amasamos a velocidad 2, cuando todos los ingredientes estén mezclados (un par de minutos) incorporamos la mantequilla en dados sin parar la máquina.

 

Amasamos durante unos 25 minutos, hasta tener una masa lisa y brillante que se separe de las paredes y pase la prueba de la membrana.

Untamos un bol grande (preferiblemente de plástico) con aceite de girasol. Con las manos untadas en aceite ponemos la masa en el bol que hemos preparado. Cogemos un extremo de la masa y estirándola hacia el extremo contario la doblamos, damos un cuarto de vuelta al bol y cogemos otro extremo de la masa y doblamos de la misma manera, repetiremos esto unas 6 veces para dar tensión a la masa. Hacemos una bola con ella y dejamos reposar en el bol. Con un pulverizador echamos un poco de agua por encima y tapamos con un film. La masa debe de doblar volumen, tardará unas 2 horas dependiendo de la temperatura de la habitación donde la dejemos levar.

Cuando haya doblado volumen, untamos la encimera y las manos con aceite de girasol, desgasificamos la masa y dividimos en 12 porciones del mismo tamaño.

Boleamos cada una de las porciones sobre la encimera dando tensión a la masa y las ponemos sobre una bandeja del horno preparada con papel de hornear. Debemos colocar cada porción de masa separada, dejando espacio entre una y otra ya que tienen que crecer. Yo puse 6 en cada bandeja.

 

Pulverizamos agua sobre las porciones y tapamos con un film. Dejamos levar hasta que doblen volumen (como 1h y ½ – 2h).

Cuando veamos que ya casi está, encendemos el horno calor arriba y abajo a 200º C.

En un bol echamos azúcar blanquilla y 1 cucharita de agua de azahar y mezclamos.

Pintamos con huevo batido cada uno de los suizos.

Con una cuchilla hacemos un corte en la parte superior y ponemos por encima el azúcar humedecido.

Metemos en el horno en posición media durante 20 – 25 minutos, hasta que observemos que tienen un bonito dorado.

 

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla en la misma bandeja.

Si queréis darle más brillo a los suizos un truquillo que yo utilizo con muchas masas es, poner en una taza una cucharada de mermelada de albaricoque y una o dos de agua (para los suizos yo le pongo un pelín de agua de azahar), lo metéis 15 segundos al microondas, mezcláis bien y con un pincel untáis los suizos con la mezcla. Veréis que brillo le da y no os preocupéis ya que es tan poca la cantidad de mermelada que no le aporta ningún sabor a los suizos.

Para conservarlos la mejor manera es metiéndolos en una bolsa de plástico bien cerrada y en un recipiente hermético.

¡¡¡Ya tenéis listos unos riquísimos suizos!!!

 

Y vosotros… ¿Con que los vais a acompañar?

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.