Dulces embrujados/ mayo 30, 2018/ blog, Bollos y Masas, Posts Antiguos/ 2 comentarios

El Blondie es la “prima rubia” del tradicional Brownie americano, en su elaboración se utiliza extracto o pasta de vainilla y  azúcar moreno dandole un característico sabor a toffe.

 

Para quien no conozca los speculoos os diré que se tratan de unas galletas tradicionales navideñas de Bélgica, Holanda, Alemania y el norte de Francia. Suelen tener formas  o motivos relacionados con la historia de San Nicolás.

Muchos hasta las habréis probado sin saberlo. Hoy en día en muchas cafeterías cuando pides un café o té, ponen una galletita con gusto a una mezcla de canela y caramelo, pues esa es una galleta de speculoos. Aunque también es cierto que te la pueden poner de otros sabores, que no os lleve a engaño…

 

Ese sabor característico se debe a la combinación de varias especias en su justa proporción. Yo ya las compro mezcladas, pero si no las encontráis así, podéis hacerlas vosotros mismos con estas proporciones: 8 partes de canela, 2 de clavo, 2 de nuez moscada, 1 de cardamomo, 1 de jengibre en polvo y 1 de pimienta blanca.

Desde que descubrí los speculoos ya los he utilizado en multitud de postres. Y es que tienen un sabor tan maravilloso. Os animo a que los probéis si aún no lo habéis hecho porque os van a encantar.

 

Ingredientes

250 g de mantequilla

150 g de Dark Brown Sugar

150 g de Light Brown Sugar

3 huevos L

1 cucharita (tsp) de extracto de vainilla

300 g de harina

2 cucharitas (tsp) de speculoos

2 cucharitas (tsp) de levadura

Una pizca de sal

100 g de pepitas de chocolate blanco

2 cucharadas (tbsp) de crema de Lotus (crema de galletas de speculoos)

50 g de chocolate blanco para fundir.

 

Elaboración.

Preparamos un molde de 33 x 22 cm con spray desmoldante y papel de hornear.

Encendemos el horno a 180º C, calor arriba y abajo.

Fundimos la mantequilla y dejamos que se temple.

En un bol tamizamos la harina con la levadura, los speculoos y la sal.

En el cuenco de la Kitchen Aid con el accesorio del globo puesto (o con la batidora de varillas),  ponemos los huevos con el azúcar y batimos a velocidad alta hasta que espumen y doblen de volumen.

 

Echamos el extracto de vainilla y mezclamos.

Cogemos la mantequilla fundida y la incorporamos poco a poco batiendo a velocidad media baja.

Cambiamos el accesorio del globo por la pala y a velocidad baja vamos echando la mezcla de la harina que habíamos tamizado a cucharadas hasta su total incorporación.

Añadimos las pepitas de chocolate blanco y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.

 

Echamos la mezcla en el molde que tenemos preparado, extendemos uniformemente con una espátula y metemos al horno en posición media durante 25 – 30 minutos.

Cuando ya esté hecho que el tester al pincharlo salga limpio, lo sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez completamente frio desmoldamos.

Para finalizar, fundimos la crema de Lotus con cuidado de no quemarla y echamos por encima con un biberón con boquilla fina haciendo líneas sin orden. Fundimos el chocolate blanco, lo metemos en otro biberón y lo echamos por encima de la crema de Lotus de la misma manera.

Y ya podéis disfrutar de esta maravilla.

 

¡¡¡Ojalá os guste tanto como a mi!!!

 

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

2 Comentarios

  1. ¡Me llevo un par de trocitos! ¡Qué buena pinta tiene! ¡Besos mil!

    1. Mil gracias Cuca!!! Espero que te hayan gustado ese par de trocitos virtuales!!!
      Besotes

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.