Dulces embrujados/ marzo 29, 2019/ blog, Bollos y Masas, Posts Antiguos/ 2 comentarios

Me chiflan las frambuesas y los cítricos en los bizcochos me parecen que quedan perfectos, así que esta semana me animé a preparar unos bizcochitos con esta combinación.

Aprovechando que tenía unas limas en la nevera me decanté por este cítrico y la verdad es que ha sido todo un acierto!!

Cuando los preparéis os recomiendo que no cortéis las frambuesas y las mezcléis en la masa ya que se irán al fondo. Lo mejor es que las pongáis enteras encima cuando ya tengáis la masa en los moldes y presionéis un poco hacia dentro pero solo un poco, así no llegarán hasta abajo y al desmoldarlos se os hayan pegado al fondo del molde (os lo digo por experiencia que la primera vez que los hice me pasó). Tened en cuenta que durante el horneado bajaran, así que las metemos un poquito y ya.

Son unos bizcochitos superesponjosos y con un sabor delicioso, y la glasa hecha con las frambuesas le da un toque estupendo.

¡¡Ya veréis lo buenísimos que quedan!!

Ingredientes

Para los bizcochos

(6 bizcochitos de 1 taza y media o un molde de 9 – 10 tazas)

190 g de Mantequilla a temperatura ambiente

150 g de Azúcar Demerara (en su defecto azúcar moreno)

150 g de azúcar blanquilla

4 Huevos L a temperatura ambiente

1 Cucharita (tsp) de extracto de vainilla

Ralladura de 1 y ½ Lima

300 g de Harina

2 Cucharitas (tsp) de levadura

200 ml de Buttermilk:

         185 ml de Leche entera

         15 ml de Zumo de lima

200 g de Frambuesas

Para la glasa

65 g de Frambuesas

250 g de Azúcar glass

20 g de Sirope de maíz y glucosa líquida (opcional)

Elaboración

Engrasamos el molde o los moldes que vayamos a utilizar con spray desmoldante o mantequilla fundida.

Encendemos el horno a 180º C calor arriba y abajo.

En un bol tamizamos la harina y la levadura y reservamos.

En un vaso ponemos la leche y el zumo de lima, mezclamos y dejamos reposar mínimo 10 minutos.

En el bol de la Kitchen Aid con el accesorio de la pala puesto, batimos a velocidad media  – alta la mantequilla junto con el azúcar blanquilla y el demerara unos 5 minutos hasta obtener una mezcla cremosa y que los azúcares estén integrados.

Bajamos la velocidad de la máquina e incorporamos los huevos de uno en uno ligeramente batidos, no incorporaremos el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado.

Echamos el extracto de vainilla y mezclamos a velocidad media.

Añadimos la ralladura de la lima y batimos a velocidad media durante un minuto.

Echamos un tercio de la harina tamizada y mezclamos a velocidad media, ponemos la mitad de buttermilk (tendrá aspecto de leche cortada, no os preocupéis, es así como tiene que quedar) y volvemos a mezclar. Añadimos otro tercio de harina, alternándolo con el buttermilk y terminando con la harina que queda. En este paso no hay que pasarse con el mezclado de la harina, solo lo justo para que se integre en la masa.

Repartimos la masa por igual en los moldes que hemos engrasado. Ponemos en cada uno de los moldes 4 o 5 frambuesas presionándolas un poco pero sin llegar a sumergirlas enteras en la masa. No tienen que quedar al ras ni cubiertas.

Metemos al horno ya calentado sobre la rejilla en posición central y horneamos durante unos 30 minutos. Estarán listos cuando adquieran un tono dorado, empiecen a separarse de las paredes del molde y al pincharlo con un tester, este salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos sobre una rejilla, parados 20 minutos desmoldamos y dejamos enfriar en su totalidad sobre la rejilla.

Cuando ya estén fríos preparamos el glaseado de encima. Para ello ponemos 65 g de frambuesas en un bol pequeño y las aplastamos completamente con un tenedor. Las pasamos por un colador para retirar las pepitas. Al puré que hemos obtenido le añadimos el sirope de maíz o glucosa líquida y mezclamos.

Incorporamos el azúcar glass a cucharadas y mezclamos con un tenedor. Seguimos incorporando el azúcar glass hasta que tengamos la consistencia necesaria. Yo necesité 250 g de azúcar glass, si os pasáis dejándola muy espesa podéis rectificarla con unas gotas de agua.

Echamos el glaseado sobre los bizcochos cubriendo la parte superior y dejando que chorree por los laterales y dejamos secar la glasa. Para finalizar podéis poner unas frambuesas por encima o una rajita finita de lima.

Solo queda disfrutar de esta delicia.

Besotes.

Mónica.

Compartir esta entrada

2 Comentarios

  1. MMMM qué buena pinta!!! Tigretón casero

    1. No tiene nada que ver con el tigretón, solo el aspecto y te aseguro que está muchísimo más bueno!!!
      Besotes Lourdes

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.