Alfajores de chocolate

Dulces embrujados/ marzo 6, 2019/ blog, Galletas, Posts Nuevos/ 0 comentarios

Hoy os traigo una receta de esas que llevan en mi lista de espera reposteril mucho tiempo.

Se trata de unos Alfajores de chocolate argentinos.

Y os voy a contar aunque os sorprenda, que el origen de los alfajores es español. Los españoles lo heredamos de los árabes que estuvieron durante 700 años en el sur de la península. Ellos lo llamaban Al-hasu, que significa “el relleno” y consistía en una pasta de almendras, nueces y miel. La palabra con los años terminó derivando en la actual “alfajor”.

El Alfajor llegó al continente americano en el siglo XV y fue en Argentina donde le incorporaron el dulce de leche y le dieron la forma de sándwich característica.

En él artículo 761 Bis del Código Alimentario Argentino lo describen de la siguiente manera: “Se entiende por Alfajor el producto constituido por dos o más galletitas, galletas o masas horneadas, adheridas entre si por productos, tales como, mermeladas, jaleas, dulces u otras sustancias o mezclas de sustancias alimenticias de uso permitido. Podrán estar revestidos parcial o totalmente por coberturas, o baños de repostería u otras sustancias y contener frutas secas enteras o partidas, coco rallado o adornos cuyos constituyentes se encuentren admitidos en el presente Código.”

Como dato curioso en 2016 se fabricaron 38.363 toneladas de alfajores en Argentina

Sorprendente, no??

Pues después de este pequeño resumen del origen de los alfajores vamos a ponernos manos a la masa!!

Ingredientes

100 g Harina

150 g Maicena

40 g Cacao en polvo

1 cucharita (tsp) Levadura

½ cucharita (tsp) Bicarbonato sódico

100 g de Mantequilla a temperatura ambiente

75 g de Azúcar glass

3 Yemas de huevo M

½ cucharita (tsp) Ralladura de limón

½ cucharita (tsp) Ralladura de naranja

1 cucharita (tsp) Extracto de vainilla

1 cucharita (tsp) Cognac

250 g Dulce de leche repostero (yo usé Mardel)

500 g Chocolate de cobertura (mínimo 40% de cacao)

Elaboración

En un cuenco tamizamos la harina, la maicena, la levadura, el bicarbonato sódico en cacao y reservamos.

En el bol de la Kitchen Aid ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y mezclamos con la pala a velocidad media un par de minutos para que se ablande.

Incorporamos el azúcar glass y batimos a velocidad media unos 3 – 4 minutos hasta que esté bien incorporado.

Batimos ligeramente las yemas de huevo y las añadimos a la mezcla. Batimos  a velocidad media hasta que estas, estén completamente integradas y tengamos una masa cremosa.

Echemos la ralladura de limón, de naranja, el extracto de vainilla y el cognac y mezclamos un par de minutos más.

Con la velocidad de la Kitchen Aid al mínimo empezamos a incorporar a cucharadas la mezcla de harina, maicena y cacao que habíamos reservado antes. Mezclamos lo justo para que se incorpore la harina.

Hacemos una bola con la masa y la envolvemos en papel film llevándola al frigorífico una hora.

Pasado este tiempo estiramos la masa con un rodillo sobre un papel de hornear dejándola de un grosor de 5 – 6 mm. Con un cortapastas circular de 4 cm vamos cortando la masa y colocamos las galletas de alfajor sobre la bandeja de hornear preparada con papel de horno, dejamos una distancia entre unas y otras de unos 3 cm ya que al hornearse crecerán. Con los recortes que nos quedan, los juntamos, volvemos a estirar y seguimos cortando hasta terminar con toda la masa.

Llevamos la bandeja al frigorífico en lo que se calienta el horno a 160º C calor arriba y abajo.

Con el horno ya caliente metemos la bandeja en posición media y horneamos unos 12 minutos, no tienen que tostarse. Sacamos la bandeja y colocamos sobre una rejilla. Cuando ya no quemen al tocarlas, las retiramos de la bandeja y colocamos directamente sobre la rejilla hasta que se enfríen por completo.

Preparamos una manga pastelera con una boquilla redonda y rellenamos la manga con el dulce de leche.

Cogemos una de las galletas de alfajor, le ponemos una bola de dulce de leche en el centro y tapamos con otra galleta. Os recomiendo que el dulce de leche sea repostero. Este, es de consistencia más sólida que el normal y así se evita que chorree por las galletas.

Fundimos el chocolate al baño María o a golpes cortos en el microondas con cuidado de que no se queme.

Bañamos los alfajores en el chocolate y dejamos enfriar sobre un papel de horno. Para evitar que se quede plana la base de chocolate sobre la que se apoya, lo que yo hice fue bañar una cara de los alfajores, la dejé que solidificara y después bañé en chocolate la parte que no lo tenía.

¡¡¡Ojala os gusten tanto como a nosotros!!!

Besotes.

Mónica

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.