Como la semana pasada preparé las Minipavlovas con Lemon Curd y me quedó, esta semana me he decantado por un Lemon Pie y así aprovechar esta delicia.

Parece ser que el Lemon Pie es de origen Inglés, ya en la época medieval la reina Elisabeth de Inglaterra lo ofrecía como postre a sus invitados en los banquetes.

Por otro lado, se dice que es de origen francés recibiendo el nombre de Tarte au citron, era una tarta tan apreciada que habitualmente se servía a la nobleza como símbolo de riqueza y bondad…

Llevo todo el verano con ganas de hacer Lemon Curd, compré los limones cuando volvimos de vacaciones decidida a hacerlo y por fin el viernes que libre saqué un hueco.

Tenía que ver con que lo combinaba y hojeando entre los libros de repostería que tengo encontré unas mini pavlovas. El relleno no tenía nada que ver con el de estas que he hecho, pero a raíz de ahí, empezó a formarse una mini pavlova en mí cabeza.

Después apareció un bizcocho cubierto con una crema de mascarpone y eso fue lo que hizo que esa mini pavlova terminara de hacerse…

Y ya de vuelta de las vacaciones… hay que ver lo rápido que pasa lo bueno!!!

Después de un mes de inactividad, tenía que regresar con algo muy bueno y apropiado para estas temperaturas. No era plan de encender el horno por muy bueno que fuese a quedar un bizcocho o unas galletas… así que aquí os traigo la receta de un riquísimo helado de Natillas caseras.

Como ya os he contado en otras ocasiones cuando he publicado recetas de helados, se trata de que…

Ya os informo desde el primer momento que esta no es la auténtica tarta de Queso La Viña…

Y la respuesta es sencilla, hay infinidad de recetas en internet diciendo que es la auténtica tarta del restaurante LA Viña de San Sebastián, pero luego miras los ingredientes y cantidades y no coinciden unas con otras. Entonces… cual es la auténtica??

¿En algún momento han dado los propietarios del restaurante la receta?

El caso es que yo me animé a hacer la receta de…

Seguramente que alguna vez habéis comido el bizcocho que se hace con las medidas de un vaso de yogur.

Yo recuerdo cuando era pequeña que ese era el que hacía mi madre muchos fines de semana para desayunar y de él hacía distintas versiones. Unas veces le echaba ralladura de naranja, otras de limón, otras le ponía cacao a la mitad del bizcocho haciendo efecto marmolado… 

Cuando lo hacía así a mí me fascinaba, eso de ver las distintas formas que adoptaba la masa de cacao según el corte que pillara…