Granola casera con yogur de mascarpone de limón

Dulces embrujados/ enero 10, 2018/ blog, Categorías, Postres, Posts Antiguos/ 0 comments

Ya se acabaron las fiestas navideñas y las comilonas y volvemos a la “normalidad”. Normalidad entre comillas, por que ahora empiezan los remordimientos de conciencia y nos ponemos en plan supersano, verdurita, carnes y pescados a la plancha.

Si oímos hablar de polvorones, turrón, roscón o cualquier otro dulce (como por ejemplo un riquísimo y superesponjoso Bundt Cake), por un lado el angelito de nuestra conciencia reacciona haciéndonos sentir culpables y rechazándolo rotundamente, por otro lado, está el diablillo…tentándonos para comer solo un poquito… y bueno otro poquito más… y con este cachito pequeño ya lo dejo… ¿verdad?

Pues hoy para que no os pase eso, os traigo una receta que os va a dejar la conciencia tranquila.

Se trata de una granola casera, es rapidísima de hacer y encima nos endulzamos sanamente sin que nos aporreen la cabeza el angelito y el demonio entrando en una discusión.

Si la acompañáis con el yogur de mascarpone y limón no os va a gustar, ¡os va a encantar!

Esta granola acepta multitud de cambios, podéis poner los frutos secos que queráis sustituir los pistachos o almendras por nueces, avellanas, pipas de calabaza, de girasol… También se pueden cambiar los arándanos deshidratados por pasas o cualquier fruta deshidratada, el chocolate puede ser negro, con leche, blanco o como si no lo queréis poner.

¡Hasta podéis hacerla en formato barrita para llevar! Como os voy a contar más adelante.

Ingredientes

Para la granola

180 g de copos de avena

100 g de arándanos deshidratados

100 g de pistachos sin sal

50 g de almendras en dados

30 g de sirope de arce (o en su defecto miel)

50 g de Panela (o azúcar moreno)

1 cucharada (tbsp) de canela 

2 cucharadas (tbsp) de aceite de oliva suave

100 g de pepitas de chocolate negro

Para el yogur

250 g de queso mascarpone

1 yogur de limón

1 yogur griego

2 cucharadas (tbsp) de azúcar glass

2 cucharadas (tbsp) de licor de limoncello

Elaboración

Del yogur

En el vaso de la batidora ponemos todos los ingredientes juntos y vamos a batir hasta que esté todo bien mezclado. Pasamos a un bote hermético y guardamos en la nevera hasta que vayamos a tomar.

De la granola

En un bol grande ponemos los copos de avena junto con los pistachos troceados y la almendra en cubitos (también puede ser laminada).

Por otro lado en un cazo ponemos el sirope de arce y el aceite de oliva y calentamos lo justo a fuego suave para que esté más líquido el sirope y se mezcle con el aceite, retiramos del fuego y echamos la canela y la panela y removemos.

Vertemos sobre los copos de avena con los frutos secos la mezcla del sirope de arce que hemos hecho y movemos todo muy bien.

Extendemos sobre la bandeja del horno preparada con papel de hornear y metemos en el horno previamente calentado a 150 º C durante 25 – 30 minutos. Iremos removiendo cada 10 minutos para que la granola no quede apelmazada.

Cuando la saquemos estará blandita, pero según se vaya enfriando quedará más crujiente.

Una vez esté fría ponemos las pepitas de chocolate y los arándanos deshidratados y guardamos en un bote hermético hasta que la vayamos a usar.

Otra opción es prepararla en barritas, para ello, antes de meter la mezcla de los copos de avena con el sirope de arce en el horno, le ponemos también los arándanos deshidratados y lo echamos en un molde rectangular o cuadrado forrado con papel de hornear. Apretamos bien todo para que se quede en bloque y metemos al horno, pero esta vez NO vamos a mover cada 10 minutos, sino que lo dejamos tal cual.

Cuando se haya enfriado, desmoldamos y en un bol ponemos las pepitas de chocolate que fundiremos en el microondas a potencia baja sacándolas cada 2 minutos para removerlas y evitar que se queme el chocolate. Una vez fundido lo vertemos sobre el bloque de la granola extendiéndolo uniformemente con una espátula y dejamos que se solidifique. Cuando ya sea así, cortaremos las barritas, os advierto que no os van a quedar todas igualitas, ya que al cortarlas se os pueden soltar trozos que también son comestibles ¡aquí no se tira nada!

Ya tenemos la granola casera lista para echar sobre el yogur o leche, o si la habéis hecho en formato barritas, os las podéis llevar al trabajo para media mañana, la merienda o incluso para el recreo de los niños.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*