Galletas de jengibre

Dulces embrujados/ diciembre 13, 2017/ blog, Categorías, Galletas, Navidad, Posts Antiguos/ 2 comments

La receta que hoy os traigo, es un clásico de la repostería navideña de Norte Europa. Se trata de las típicas galletas de jengibre con forma de hombrecito.

Su historia se remonta al siglo X, a un monje de origen armenio, Gregory de Nicopolis en Grecia que fue el primero en preparar el pan de jengibre.

Parece ser, que la primera vez que se le dio la forma característica de hombrecito fue en el siglo XV, en la corte de la reina Isabel I de Inglaterra, cuando esta las ofrecía como regalo a sus visitas ilustres y eran con un cierto parecido a ella. Curioso, no?

Y resulta que esta semana mis hijos, han llevado a clase galletas de jengibre para repartir entre sus compañeros (solo hice unas 80…). Pero tuve un fallo…se me olvidó ponerles mis rizos!!!

Con rizos o sin ellos, las galletas fueron un éxito. ¡ Y no es para menos, están buenísimas!

Estas que os traigo además del jengibre llevan canela lo que las hace más apetitosas todavía (y es que me chiflan todos los postres que lleven canela) y el toque dulce lo aporta la melaza o miel de caña, la cual podéis encontrar fácilmente en los supermercados.

¡Así que no tenéis excusa para no hacerlas!

Ingredientes

200 g de mantequilla a temperatura ambiente

400 g de harina

1 cucharita (tsp) de jengibre en polvo

2 cucharitas (tsp) de canela en polvo

1 cucharita (tsp) de nuez moscada en polvo

1 huevo L

75 g de azúcar moreno

100 g de melaza (o miel de caña)

Elaboración

Empezamos tamizando la harina y la reservamos para utilizarla más adelante.

En un procesador de alimentos o en un molinillo molemos el azúcar junto con las especias (el jengibre, la canela y la nuez moscada) hasta obtener un polvo fino.

En el bol de la Kitchen Aid con el accesorio de la pala puesto echamos la mantequilla en dados y la mezcla del azúcar con las especias y batimos a velocidad alta hasta obtener una mezcla cremosa.

Incorporamos la miel de caña y mezclamos bien.

A continuación ponemos el huevo ligeramente batido y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.

Cogemos la harina que tenemos tamizada y la echamos en dos veces mezclándola bien.

En una superficie enharinada ponemos la masa y vamos amasando a mano, si vemos que está un poco pegajosa le echamos  un poco más de harina (lo suficiente para que no quede pegajosa pero tampoco compacta).

Envolvemos la masa en un film y la guardamos en la nevera media hora, tampoco mucho más por qué si no se pondrá muy dura y nos costará estirarla después.

Sacamos la masa de la nevera y la estiramos con el rodillo sobre un papel sulfurizado o un film dándole un grosor de ½ cm y volvemos a llevar a la nevera durante una hora.

Pasado este tiempo, cogemos el cortapastas (yo usé el hombrecito y la niña, pero si no tenéis esos no os preocupéis que con otra forma van a estar igual de buenas) y vamos cortando las galletas, las iremos dejando sobre la bandeja de hornear preparada con papel sulfurizado. Con los recortes que nos quedan, los juntamos, volvemos a estirar la masa y seguimos recortando galletas hasta que no nos quede masa.

Metemos la bandeja en la nevera mientras encendemos el horno y lo precalentamos a 180ª C calor arriba y abajo durante media hora.

Horneamos las galletas durante unos 15 minutos hasta que observemos que están mates y empiezan a dorarse un poco. Las dejamos enfriar un poco en la bandeja y cuando ya no quemen las pasamos a la rejilla enfriadora.

Si queréis decorarlas haced un poco de glasa real (la receta en este link) y en una manga pastelera con un boquilla del 2 le ponéis ojos, boca, los botones de la camisa… o como os apetezca.

¡Ya veréis lo bien que vais a quedar con vuestros invitados!

 Aunque cuando las probéis lo mismo no vais a querer regalarlas…

2 Comments

  1. Hola Mónica! No me gusta el jengibre, puedo prescindir de él o lo sustituyo x otra cosa? La miel tiene que ser de melaza? Gracias!

  2. Hola Joana! Puedes prescindir del jengibre si quieres, pero estas galletas ya las has probado (te di otra vez que las hice) y te gustaron. No tiene nada que ver el sabor que tiene en estas galletas con el que dá en otras preparaciones. Por otra parte la miel de melaza tiene un gusto completamente distinto a La miel de abeja y la puedes encontrar en los supermercados fácilmente, también se la llama miel de caña. Ya me contarás como tuneas las galletas y que tal. Besitos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*