Donuts de canela

Dulces embrujados/ febrero 12, 2018/ Bollos y Masas, Categorías, Posts Antiguos/ 0 comments

Seguramente que muchos de vosotros pensaréis que los Donuts son originarios de Estados Unidos y he de deciros que estáis en un error, los primeros donuts se elaboraron en Europa.


 

Si nos remontamos al siglo XVII a la zona de Holanda nos encontramos con la invención de un bollo de masa frita al que llamaron Dough nut, que quiere decir “nuez de pasta”. Le pusieron este nombre por la similitud a este fruto seco por su forma redonda y pequeña.
Originalmente no tenía el agujero del centro, pero fue Hanson Gregory en 1847 el que decidió hacérselo con el objetivo de que se friesen mejor en el centro los bollos que su madre hacía.
Los Dough nut, llegaron a Pennsylvania de la mano de los emigrantes que cruzaron el atlántico, fueron ellos los que lo rebautizaron con el nombre con el que los conocemos en la actualidad: “Donuts” o Dona (menos oído).

 

Hacía tiempo que quería preparar donuts en casa, pero siempre había otra receta que se ponía por delante y acababa dejándola para otro día.
La verdad es que soy un poco impaciente y no se esperar, quizás por eso que los dulces que llevan levados sean las que más pereza me da hacer.
El caso es que El blog Cocinando sabores este mes nos ha puesto de reto Donuts caseros, así que ya no he tenido escapatoria, los hacía ya sí o sí.
Los he preparado con un glaseado de canela pero podéis ponérselo de lo que más os guste, el glaseado clásico solo de azúcar, de vainilla, de queso, con chocolate fondant, mermelada…
¡¡Madre mía, estoy pensando que los voy a tener que repetir pronto para hacerles de otro sabor!!

 

Ingredientes
(Unos 16 donuts)
Para el prefermento
110 g de harina de fuerza
110 g de leche
9 g de levadura fresca
Piel de ½ naranja
Piel de ½ limón
1 rama de canela

 

Para la masa
280 g de harina de fuerza
150 g de leche
50 g de azúcar (si disponéis light Brown sugar mucho mejor)
1 huevo L
25 g de miel
50 g de mantequilla en punto pomada
1 pellizco de sal
Aceite de girasol
Para el glaseado
150 g de azúcar glas
1 cucharita (tsp) de canela en polvo
2 – 3 cucharadas (tbsp) de agua (según la consistencia que se quiera)

 

Elaboración
Empezamos preparando el prefermento o poolish, para ello ponemos en un cazo toda la leche (tanto la del prefermento como la de la masa, en total 260ml) junto con la piel de limón, la de naranja y la rama de canela y ponemos a calentar. Cuando llegue a ebullición retiramos del fuego, tapamos y dejamos que se enfríe.
Cuando esté tibio, echamos en un bol 110ml de la leche colada previamente, 110 g de harina y la levadura y mezclamos hasta que tengamos una masa suave y homogénea. Tapamos con un film transparente y dejamos fermentar a temperatura ambiente durante una hora. Una vez que haya fermentado (habrá burbujas grandes en la masa) podemos guardar en el frigorífico toda la noche. Si es así, la sacaremos 1 hora antes de usarla para que se atempere.

 

Para la masa del donuts, ponemos en el bol de la Kitchen Aid la harina, la sal y el azúcar y mezclamos.
En un bol pequeño, mezclamos la leche que nos queda, el prefermento y la miel y lo echamos sobre la mezcla de harina, azúcar y sal. Con el accesorio de la pala puesto batimos para que se mezcle.
Añadimos el huevo ligeramente batido y seguimos mezclando.
Echamos la mantequilla en dados poco a poco, sin prisa pero sin pausa (no llegará a 2 minutos).
Cambiamos la pala de la amasadora por el gancho amasador y ponemos a velocidad 2 durante unos 10 minutos hasta conseguir el punto membrana en la masa.

 

Ponemos la masa en un bol grande previamente engrasado con aceite, cubrimos con film y dejamos 10 h en el frigorífico. Si la dejamos a temperatura ambiente, esperaremos hasta que haya duplicado de volumen (unas 4 horas).
Si ha estado en el frigorífico la sacaremos una hora antes para poder manejarla.
Ponemos la masa sobre una superficie enharinada y con el rodillo estiramos dando un grosor de 1 cm aproximadamente. Si durante este proceso se retrae la masa, la dejamos reposar 10 minutos tapada para que se relaje.

 

Con un cortador circular grande (unos 12 cm) y otro pequeño (unos 2 cm) vamos cortando los donuts que colocaremos sobre la bandeja del horno (preparada con un papel de hornear) con una distancia de unos 3 cm entre uno y otro. Ponemos también en el papel las bolitas que hemos sacado de hacer el agujero a los donuts y metemos la bandeja al horno que previamente habremos calentado a 30º C pero que estará ya apagado en el momento de meterla.
Dejamos fermentar una hora hasta que hayan doblado su volumen.
Echamos en una sartén aceite de girasol, el suficiente para que al freirlos floten y lo ponemos a calentar (si usásemos aceite de oliva le daría sabor a la masa y no queremos que tape el del donuts).

 

Recortamos el papel de los donuts y vamos echándolos a la sartén sin retirarlo, una vez que se estén friendo retiramos el papel con unas pinzas sin problema, así evitamos que se rompan al retirarlo. Os recomiendo que los friáis de uno en uno ya que con 20 – 30 segundos por cada lado es suficiente. Tened cuidado por qué se doran muy rápido y podrían quemarse. Ponemos sobre papel absorbente y dejamos enfriar completamente.
A las bolitas una vez fritas, les pongo un poco de azúcar granulada cuando aún están calientes para comerlas como si fueran bocaditos o si os apetece podéis rellenarlas con Chocolate o mermelada.
Para hacer el glaseado, mezclamos en un cuenco el azúcar glas, la canela en polvo y el agua y rociamos los donuts con la glasa.

 

¡¡Solo nos queda esperar que se seque el glaseado para comerlos!!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*