Brownie Red Velvet Cake con Crema de Mascarpone

Dulces embrujados/ febrero 6, 2018/ blog, Categorías, Posts Antiguos, Tartas/ 1 comments

Se acerca San Valentín con lo que hay que ir pensando qué preparar para celebrarlo…

 

En teoría tendría que poneros una receta para dos personas, pero en casa no se celebra en pareja, lo celebramos los cuatro, mi marido, mis hijos y yo.

Marcos, el pequeño, se pasa el día dándome besos, diciéndome que me quiere mucho y que soy la mejor madre del mundo. Y mi respuesta siempre es la misma…que hay madres mejores que yo, que dice eso por qué solo me ha tenido  a mí, pero si pregunta a sus amigos del cole quién es la mejor madre ya verá como no le dicen que sea yo… y su respuesta es: “mis amigos se equivocan”.

Sara, la mayor, ahora es una bomba. Tan pronto la tengo diciéndome que me quiere mucho, como que soy la peor y que nadie la entiende…(por si no sabéis de lo que estoy hablando os lo diré… se llama “adolescencia”). Pero cuando dejan de hervir ese montón de hormonas es un amor que viene pidiendo un achuchón, que te acurruques con ella y vuelvo a ser la mejor madre del mundo (siempre le recuerdo que hacia media hora que había dicho todo lo contrario).

 

Y  Jorge, mi marido, que se ha sabido adaptar en todos estos años a mis manías, que no son pocas…También es cierto que se lo dijeron “para lo bueno y para lo malo”.

¡¡¡Así que como voy a celebrar San Valentín sin los tres!!!

Con lo que en casa se hace tarta de tamaño grande y mucho más si lleva Brownie. ¡Vamos! que les da algo a Sara y Marcos si no la comen. Entonces sí que dirían con razón que soy la peor madre del mundo.

La receta del Red Velvet Cake es del libro “Las recetas de la pastelería Hummingbird”. Cuando estuve en Londres, tuve la suerte de probar sus cupcakes y os puedo decir que son de los mejores que he comido. Así que en cuanto descubrí este libro no dudé en comprarlo, os lo recomiendo.

 

Ingredientes

Para el Brownie

175 g de chocolate al 55%de cacao

85 g de mantequilla

3 huevos L

250 g de azúcar

40 g de harina

2 cucharadas de cacao en polvo

Una pizca de sal

1 cucharadita (tsp) de esencia de vainilla

 

Para el Red Velvet

60 g de mantequilla a temperatura ambiente

150 g de azúcar

1 huevo L

10 g de cacao

20 g de colorante rojo (yo uso el de Kopikake)

½ cucharita (tsp) de extracto de vainilla

120 ml de buttermilk (100 ml de leche entera y 20 ml de zumo de limón)

150 g de harina

½ cucharita (tsp) de sal

½ cucharita (tsp) de bicarbonato sódico

1 ½ cucharita de vinagre de vino blanco

 

Para la Crema de mascarpone

250 g de azúcar glas

125 g de mascapone frio

125 g de mantequilla a temperatura ambiente

Para el Glaseado de queso

25 g de mantequilla a temperatura ambiente

40 g de Queso crema

65 g de azúcar glass

1 cuchar1ta (tsp) de leche

Colorante rojo

 

Elaboración

Brownie

Encendemos el horno y lo precalentamos a 180º C

Necesitaremos un molde de base de 20 cm alto desmoldable y lo forraremos con teflón o papel sulfurizado  tanto en la base como en los laterales.

En un bol al baño maría fundiremos el chocolate junto con la mantequilla ayudándonos con unas varillas de mano. Cuando esté todo bien mezclado retiramos del baño maría e incorporamos el azúcar y seguimos batiendo.

A continuación añadiremos los huevos y la vainilla.

Por último ponemos la harina que tenemos tamizada junto con el cacao y la sal y mezclamos con una espátula lo suficiente para que esté integrada sin pasarnos con el batido.

Solo nos queda echarlo en el molde que hemos preparado y lo metemos al horno durante 30 minutos. Pasado ese tiempo lo sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

Red Velvet Cake

Preparamos el molde de 20 cm que habíamos usado para hacer el brownie. Lo forramos con papel sulfurizado tanto la base como los laterales y reservamos.

Hacemos el buttermilk, para ello echamos en un vaso la leche a temperatura ambiente y el zumo de limón, removemos un poco y dejamos reposar.

En el bol de la Kitchen Aid ponemos la mantequilla y el azúcar y con el globo batimos a –velocidad media hasta que haya crecido de volumen, esté esponjoso y haya blanqueado.

Subimos la velocidad al máximo y echamos el huevo ligeramente batido .

En un bol pequeño ponemos el colorante, el cacao y la vainilla y removemos. Añadimos la mezcla a la mantequilla con el azúcar y mezclamos bien.

 

Incorporamos la mitad de la harina tamizada y batimos, después ponemos el buttermilk (tendrá aspecto de leche cortada, pero no os preocupéis que es así), volvemos a batir y terminamos con la harina que nos falta. Bajamos lo que se nos haya podido quedar en las paredes y batimos a velocidad alta hasta que tengamos una masa lisa y homogénea.

Por último bajamos la velocidad de la batidora y echamos el bicarbonato, el vinagre y la sal que habremos mezclado previamente en un cuenco pequeño. Subimos la velocidad de la máquina y batimos dos minutos más.

Echamos la mezcla en el molde que teníamos preparado y metemos al horno previamente calentado durante unos 45 minutos, hasta que el tester nos salga limpio.

Dejamos enfriar unos 15 minutos y desmoldamos, posteriormente  lo dejamos enfriar sobre la rejilla.

 

Crema de mascarpone

En el bol de la Kitchen Aid con el globo puesto ponemos la mantequilla con el azúcar glas y batimos a velocidad media – alta  hasta que el azúcar esté bien integrado.

A continuación  echamos el mascarpone frio y continuamos batiendo a velocidad alta hasta que se nos haga una crema espesa.

Conservamos en la nevera hasta que lo vayamos a usar.

Glasa de queso

Para preparar el glaseado de queso, ponemos en el vaso de la batidora el queso crema, la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar glas, la leche y el colorante y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.

Metemos el glaseado en un biberón o en una manga pastelera con una boquilla del 3 o del 4 y reservamos hasta que vayamos a montar la tarta.

 

Montaje

Ponemos de base el brownie y extendemos sobre él una fina capa de crema de mascarpone. Colocamos el bizcocho de Red Velvet encima y ahora cubriremos con una capa gruesa de la crema e mascarpone.

Como lo hemos hecho con un molde redondo, para darle la forma cuadrada lo cortamos con un cuchillo de pan (así evitaremos rasgar la miga y que quede el corte bonito) ¡pero no se os ocurra tirar los recortes! Que aunque no sean bonitos están igual de buenos.

Por último decoramos con la glasa de queso teñida de rojo.

Ya veréis que buenísima está esta combinación, ¡con esta tarta vais a enamorar a quién queráis!

¡Feliz día de San Valentín!

1 Comment

  1. ¡Que tarta mas rica!!!!!. No me extraña que tengas a tu familia enamorada y rendida a tus pies.
    Disfrutadla y felicidades.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.