Angel Food Cake de Naranja Sanguina

Dulces embrujados/ marzo 5, 2018/ Angel Food Cake, blog, Categorías, Posts Antiguos/ 0 comments

El Angel Food Cake o pastel de ángel es un bizcocho típico de la repostería Norteamericana. Es un bizcocho ligero, esponjoso, suave… una digna comida de ángeles.

Su principal característica es que está hecho con claras de huevo, azúcar y harina sin ningún tipo de grasas. Tampoco lleva levaduras o gasificantes que potencien su fermentación.

Que sea tan esponjoso es por el batido de las claras a temperatura ambiente hasta llegar al punto merengue. El crémor tártaro le aporta estabilidad a las claras, facilitando el batido de las mismas y evitando que bajen. También al bajar el pH de la masa se obtiene una miga más blanca.

El molde que se usa para el Angel Food Cake, es de aluminio, con las paredes lisas, chimenea en el centro y desmoldable. Algunos llevan unas patitas en el borde que sirven para que una vez horneado, al darle la vuelta para enfriarlo se apoye sobre las mismas. Si no tiene las patitas debemos ponerlo igualmente boca bajo sobre una rejilla.

Es muy importante que no haya ningún tipo de grasa en la paredes del molde ni en el bol donde se van a montar las claras. Para ello,  lo que hago es pasar un papel de cocina impregnado con vinagre alrededor, de esta manera elimino cualquier resto de grasa que pueda tener.

 

Que me haya decidido a hacer el Cake de naranja sanguina, se debe a que llevaba tiempo con ganas de probarla, el caso es que el otro día en la frutería descubrí que las tenían. Me animé a comprarlas y cuando llegué a casa y probé su zumo me gustó tanto que lo primero que me vino a la cabeza fue que tenía que hacer un postre con ellas…

Como llevaba días con ganas de Angel Food Cake… ¡Que mejor oportunidad de hacer uno con esa maravilla de naranjas! Tienen un corte tan bonito y cada una que abres… es una sorpresa.

¡No dejéis de probarlas si tenéis la oportunidad! Además tienen un montón de propiedades y todas ella buenas: son antioxidantes, bajan el colesterol, disminuyen el riesgo de cardiopatías, aportan fibra, vitamina A y C, calcio y ácido fólico…

Ahora que os he contado todo esto, vamos a ponernos con el bizcocho. Podéis aprovechar mientas lo hacéis y tomaros un rico zumo de naranja sanguina.

Ingredientes

(Para un molde de 25 cm)

470 g de claras de huevo (pueden ser pasteurizadas)

320 g de azúcar

115 g de harina de repostería

30 g de maicena

2 cucharaditas (tsp) de crémor tártaro (se puede sustituir por vinagre blanco)

3 cucharaditas de zumo de naranja sanguina

Ralladura de una naranja sanguina

¼ cucharadita de colorante rojo (opcional)

Para el glaseado

Zumo de ½ naranja sanguina

Azúcar glas

Para la naranja confitada

1 naranja sanguina

Agua (según el peso de la naranja)

Azúcar (según el peso de la naranja)

Elaboración

El molde que se usa para hacer un Angel Food Cake no tiene que ser engrasado para el desmoldado, ya que este tipo de bizcocho no lleva levadura y que sea tan esponjoso es debido al montado de las claras. Si se engrasara, no se pegaría a las paredes del molde al hornearse y se vendría abajo.

Precalentamos el horno a 180 º C calor arriba y abajo.

Juntamos los dos tipos de harina y las tamizamos 2 ó 3 veces, de esta manera conseguiremos aportar más esponjosidad y la reservamos.

En él bol de la Kitchen Aid (o batidora de varillas) ponemos las claras a temperatura ambiente y batimos a velocidad media. Cuando empiecen a espumar añadimos el crémor tártaro y subimos la velocidad de la batidora para que se monten las claras a punto de nieve.

Sin parar la batidora incorporamos el azúcar poco a poco y seguimos batiendo hasta tener un merengue firme.

Echamos  la harina que hemos tamizado previamente y con ayuda de una espátula mezclamos con movimientos envolventes con cuidado que no se venga abajo el merengue. Si lo hacéis en la Kitchen Aid, cambiáis el globo por la pala y lo podéis mezclar con ella a velocidad 1 ¡pero no lo subáis más!

Ponemos la ralladura de naranja y el zumo y continuamos mezclado con cuidado.

Si queréis darle aspecto veteado como el de las naranjas, con un palillo vais poniendo el colorante por distintos puntos mientras que removéis, pero sin que se mezcle uniformemente, que nos quede a rayas.

Vertemos la mezcla en el molde, alisamos la superficie con la espátula y metemos al horno en posición media 45 minutos. Estará listo cuando al pincharlo con el tester salga limpio.

Lo sacamos del horno y dejamos enfriar boca abajo. Si el molde tiene patitas laterales lo dejamos apoyado sobre ellas, si no lo ponemos sobre una rejilla ¡pero siempre boca abajo que si no hunde!

Cuando podamos manipular el molde sin quemarnos, pasamos un cuchillo alrededor para separar el bizcocho de las paredes y desmoldamos. Dejamos que  enfríe completamente sobre la rejilla boca abajo.

Para hacer la glasa, cogemos el zumo colado de media naranja sanguina y le vamos echando azúcar glas tamizado hasta obtener una consistencia ni muy líquida ni muy espesa. Que al verterlo sobre el Cake resbale, pero que se vaya pegando por las paredes al caer.

Para hacer la naranja confitada, la lavamos bien para quitar los restos que pueda tener y la cortamos en rodajas de ½ cm. Las ponemos en un cazo a hervir con agua a fuego medio. Pasados  5 minutos las colamos y volvemos a repetir el mismo proceso.

Pesamos las rodajas de naranja bien escurridas y ponemos en el cazo 2 medidas del peso de la naranja de agua y 1 medida de azúcar. Dejamos que hierva hasta que el agua se quede como un almíbar. Sacamos con cuidado las rodajas para que no se rompan y las ponemos sobre la rejilla para que suelten el exceso de almíbar.

Decoramos el Angel Food Cake con las rajitas de naranja confitada, ¡y listo!

¡Ya veréis que ligero y esponjoso es!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*